Etiquetado: cirugía cardiaca

Asistolia. Un retrato de la Cirugía Cardiaca

Ver cómo se para un corazón a voluntad de un cirujano es impresionante… algo solo superado por presenciar el reinicio del latido un tiempo después.

asistoliarecor3A lo largo de esta historia, esto va a suceder muchas veces, en ocasiones para vivir y en otras para morir. El cirujano cardiovascular Manuel Calleja nos introduce en el mundo interior de esta apasionante especialidad médica, que transcurre en una pugna constante entre la vida y la muerte

Más allá de poder ser considerado novela, ensayo o una mezcla de ambos, Asistolia es un libro producto de la observación de su entorno por parte de un cirujano cardiovascular durante casi cuatro décadas. Y ha surgido como fruto de la necesidad íntima de reflejar qué y cómo vive, entre bastidores, un médico de esta especialidad, en constante pugna entre la vida y la muerte. Visto desde otro prisma, cuenta cómo un joven ingenuo y bienintencionado, que decidió aprender cirugía cardiaca, se da cuenta de que la vida iba en serio.

Uno de sus personajes -el Dr. Pedro Bravo- participa en muchas situaciones límite, que son narradas a través de individuos y hechos imaginarios. Y este relato ficticio se entrelaza con fragmentos de ensayo, en los que el autor expone sus propias reflexiones y criterios acerca de, entre otros asuntos, el humanismo consustancial a la Medicina, la organización y gestión de la sanidad y la propia evolución de la sociedad española a lo largo de los últimos treinta y ocho años.

A través del mismo se pone en escena al verdadero protagonista de la obra: la cirugía cardiaca, de la que se muestran experiencias a veces impresionantes, junto a otras entretenidas e incluso divertidas, que se leen con facilidad -pues el autor ha huido intencionadamente de tecnicismos-, reflejando un mundo desconocido y curioso para el gran público.cartel-generico-del-libro

La obra se divide en veintiséis capítulos, aparentemente desordenados, pero de los que nace un texto con creciente coherencia interna para el lector. El autor Manuel Calleja Hernández nació en Madrid a principios de 1954. Cursó los estudios de Medicina en la Universidad Complutense, licenciándose en 1977. Se formó como especialista en esa misma ciudad a través del sistema MIR, obteniendo el correspondiente título por la Universidad Autónoma de Madrid en 1982. Asimismo, es Fellow of the European Board of Cardiothoracic Surgery. En su momento, fue el especialista en Cirugía Cardiovascular más joven con plaza en propiedad dentro de la sanidad pública española.

Persiguiendo una permanente actualización de conocimientos, ha completado su formación en hospitales de Estados Unidos e Inglaterra. Ha desempeñado la jefatura de tres servicios de la especialidad en tres hospitales públicos españoles y, durante su carrera, que supera los treinta y siete años de duración, ha intervenido a más de ocho mil pacientes, encontrándose aún en ejercicio activo.

Entre sus publicaciones hay que destacar los artículos científicos recogidos en revistas nacionales e internacionales, que sobrepasan las tres decenas, sus más de doscientas aportaciones a congresos celebrados en España y en el extranjero, y los cinco libros sobre distintos aspectos de la especialidad de los que es coautor.

La ausencia de ascendientes médicos en su familia le permitió tener el incómodo privilegio de adentrarse en la Medicina, y luego en la Cirugía Cardiovascular, sin ningún tipo de prejuicios.

corazon partio

El año pasado se público como uno de los principales problemas éticos (a menudo sin reconocer) que se planteaba en las consultas del médico de cabecera es el de la relación entre la atención primaria y la especializada y, en concreto, los inconvenientes de las listas de espera.

Los médicos de cabecera somos sufridores secundarios de la listas de espera, sin lugar a duda el principal es el paciente. Ante esta situación tenemos muy poca capacidad de respuesta: parches en forma de tratamiento sintomático, dar ánimos, apoyo y, sobre todo, escuchar resignadamente al paciente que se desahoga con nosotros como cara visible ( para él ) que somos del sistema sanitario que le está haciendo esperar, poco más podemos hacer.

Algo así les debe estar pasando a los médicos de familia del  SESCAM que ven como aumenta la lista de espera para ser operado “de corazón” en esa comunidad muy por encima de los limites recomendados. No son unos juanetes, estamos hablando de enfermos graves asiduos clientes, aunque solo sea por recetas, de las consultas de los centros de salud y que seguro que trasmiten a sus médicos su preocupación.

La situación “tendría un pase”, si fuera por déficit de infraestructuras o de medios, pero es menos compresible cuando se entera uno que está originada en un conflicto profesional tolerado, en el mejor de los casos, o alimentado en el peor de ellos, por los directivos del Hospital Virgen de la Salud de Toledo. Estos personajes incapaces de digerir la obligatoria readmisión por vía judicial de un jefe de servicio han optado por el camino de la prepotencia y la venganza, aunque para ello tengan que obviar la seguridad de los pacientes.

¡Dios mío en qué manos estamos!