Categoría: Pendiente

mi carpeta de salud (II)

rafabravo:

Sobre confidencialitat de la història clínica, opinions de pacients.

Originalmente publicado en Diaris de trinxera:

Aquest matí, un senyor de 70 anys m’ha explicat que a l’hospital li havien proposat de signar una autorització perquè la seva història clínica fos visible pel seu metge de capçalera i per qualsevol altre hospital. I m’ho deia satisfet, que li semblava molt bé. La seva història clínica és de problemes de l’aparell locomotor, i no tenia cap problema en el fet que tothom pogués veure les “seves proves i les seves intervencions”. I si vostè fos una noia de 20 anys que hagués avortat, li  agradaria que l’oftalmòleg o el traumatòleg veiés la informació?  Això no, m’ha contestat. I si a la història hi consten problemes de parella o familiars o econòmics? Doncs tampoc. Té raó, la cosa no és tan senzilla com sembla, m’ha dit ràpidament.

Ver original 210 palabras más

Mi carpeta de salud (I)

Las próximas  elecciones autonómicas desataran  una “epidemia de carpetas de salud” – información sanitaria accesible al paciente-

¿estamos preparados?

Personalmente creo que no, y que como muchas otras veces se utiliza la tecnología de manera artera para ganar votos o simpatías sin pararse a debatir sus consecuencias y  necesidad real. Para fomentar la discusión, y sobre todo para que la gente se de cuenta que no todo es tan bonito como se pinta y parece, hoy y los siguientes días rescataremos post y publicaciones de diferentes autores que ponen el dedo en la llaga.

Malmetem la història clínica

del blog Diaris de trinxera : El dia a dia en la vida d’un professional d’atenció primària

Me preocupa el uso cada vez menos serio que hacemos de la historia clínica … Estamos haciéndola perder como herramienta esencial para dar continuidad a la atención clínica. Hemos entrado en una espiral en la que parece que todo lo que sea compartir la información es bueno …!

Hace una semana, una compañera fue atendida por un médico internista. En el transcurso de la entrevista, el internista comentó …: “Con este acceso generalizado a la historia clínica que estamos viviendo, he empezado a no escribir según qué cosas en la historia clínica. En tu caso, si te parece bien, no escribiré … “

Hace pocos días asistí a una presentación sobre las cualidades de la innovación que supone el acceso del paciente a su “Carpeta de Salud” (buena parte de su historia clínica). Parece razonable que sea así, pero … nadie ha valorado si es prudente que el paciente acceda directamente al informe de un resultado (una prueba complementaria, el informe de anatomía patológica …) sin la asesoría del profesional que le ha solicitado. Tampoco queda claro que el ciudadano tenga acceso a ver el listado de todos los profesionales que han accedido a sus historias clínicas informatizadas (la de primaria, la del hospital “X”, etc.)

Lunes un compañero fue atendido por una médica del ICAM, para valorar su situación de incapacidad laboral. El compañero, asombrado, y respetuoso con el trabajo de su compañera de profesión, comprobó como la médica (que no participaba en su atención) accedió a su historia clínica informatizada sin ninguna limitación.

Ayer un médico de cabecera me comenta: “Desde que sé que los compañeros del ICAM acceden a toda la información clínica que escribo la historia informatizada, he empezado a utilizar de forma habitual la opción de comentarios personales o de informaciones que sólo yo puedo leer … ”

¿Qué nos va a pasar en el futuro si perdemos la buena costumbre de escribir en la historia clínica todo lo que es relevante para atender a un paciente …?

¿Qué pasará en el futuro si los ciudadanos entienden que lo que me cuentan en la intimidad de una consulta determinada, será accesible a muchos otros profesionales que no intervienen en su atención, o al menos no en esa situación …?

When the Saints Go Marching In

santos2When the Saints Go Marching In, traducida como La marcha de los santos, es un himno góspel estadounidense que toma elementos de música folclórica y que se toca por bandas de jazz en los funerales de Nueva Orleans.

También es el título de un interesante comentario -original PDF aquí de apenas una página, publicado en una revista internacional de enfermería de cuidados paliativos.

Un médico general británico, tras haber trabajado un tiempo en cuidados paliativos, reflexiona sobre el futuro de los centros de media y larga estancia (hospices en el original) que atienden a pacientes terminales de baja o media complejidad, o a aquellos que por circunstancias familiares no pueden recibir una correcta atención domiciliaria.

En estas reflexiones, se llega a plantear si su existencia impide el desarrollo de otros servicios, y si conviene seguir manteniendo el mito de que los cuidados paliativos son diferentes de lo que simplemente debe ser una buena atención. Son unas preocupaciones muy locales en un sistema y organización determinado, pero podrían valer para nosotros, sobre todo en cuanto a cuestionar el modelo generalmente aceptado.

Publicado originalmente en la revista AMF por Rafael Bravo.

Atrapado en el tiempo o el día de la marmota

Hace unos meses, durante el congreso de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria, el afamado bloguero Sergio Minué, hizo una ingeniosa analogía entre la situación de la atención primaria española y la película Groundhog day o día de la marmota (conocida en España como Atrapado en el tiempo).

marmotadayEn esta película, un meteorólogo, interpretado por Bill Murray, comprueba que despierta cada mañana en el mismo sitio y revive durante el día las mismas situaciones, una y otra vez, sin que, al parecer, nadie salvo él se percate de este absurdo…..

Continua aquí 

puede escuchar la Polka de Pennsylvania  aquí

Las paradojas de la prevención

Margaret McCartney es una médico general británica, conocida de los lectores de BMJ,  prensa general, seguidores de twitter y por su libro The Patient Paradox: Why sexed-up medicine is bad for your health publicado en el 2012

ppSu paso por el 20th Annual Meeting de la Societat Catalana de Farmàcia Clínica celebrado en junio de este año, ha dejado huella en dos blogs españoles. En el primero Jordi Varela hace una reseña muy elogiosa de su libro recomendando su lectura por las enseñanzas que nos da. El blog del sociedad de farmacéuticos de atención primaria recoge una entrevista en inglés y español realizada por Laura Diego del CedimCat y de la que exponemos un breve fragmento:

En esta entrevista Margaret comparte con nosotros su visión acerca del cribado y la detección precoz de enfermedades, los chequeos médicos, la evidencia en la que
se sustentan y sus implicaciones.

-Laura Diego (L.D.): ¿Cuáles son los principios que guían su práctica clínica?

-Margaret McCartney (M.M.): No hay duda de que en medicina general es fácil
cometer errores. Debemos situar al paciente en el centro de cada una de las
decisiones y actividades que realizamos, pero existen tantas distracciones que a
veces no prestamos la atención necesaria, ni escuchamos sus necesidades.
No me considero mejor que otros profesionales, de hecho en muchas ocasiones
pienso que podría haber hecho las cosas mejor. En cualquier caso, el contexto
político, organizativo y estructural en el que desarrollamos nuestra actividad
asistencial obliga a recordar que en medicina más no es siempre mejor, que
muchas de las intervenciones que aportan valor no son fáciles de medir y
que siempre es posible causar daño, incluso cuando la intención es buena.

-L.D.: ¿El cribado de enfermedades realmente puede provocar daño ?

-M.M.: Sí, claro que sí. La evidencia disponible muestra que la utilidad de las pruebas
de cribado no está tan clara y que llevan asociadas una cierta incertidumbre y
riesgo. En esta línea, las primeras palabras del libro Screening Research and
Practice, Muir Gray y Angela Raffle afirman que “todo cribado puede causar daño,
que algunos producen además beneficios y que, entre estos, algunos producen un
mayor beneficio que daño a un coste razonable

Continua aquí

Las clasicas tiritas

DON SACRAMENTO: ¡Sí! ¡Usted es un bohemio, caballero ¡Solo los bohemios salen a pasear de noche por las calles!

DIONISIO: ¡Pero es que me dolía mucho la cabeza!

DON SACRAMENTO: Usted debió ponerse dos ruedas de patata en las sienes…

DIONISIO:      Yo no tenía patatas…

DON SACRAMENTO: Las personas decentes deben llevar siempre patatas en los bolsi­llos, caballero,.. Y también deben llevar tafetán para las heridas… Juraría que usted no lleva tafetán..,

DIONISIO: No, señor.

 Tres sombreros de copa. Miguel Mihuratiria


 

“Aplique tiritas a los rasguños y heriditas” era el eslogan  con que un avispado empresario catalán popularizo en España, hace ya más de cincuenta años las tiras adhesivas para proteger las heridas. Este invento del norteamericano Dickson surgió al ver este los aparatosos e inútiles vendajes que su mujer utilizaba al cortarse con frecuencia en la cocina.

La palabra tiritas pronto se convirtió en un genérico, con el que todavía se conoce a este apósito adhesivo que ocupa un lugar privilegiado en los botiquines  de los hogares españoles  como un remedio eficaz contra los rozaduras y heridas.

tiritasfotosEl mundo de las tiritas es apasionante ya que las hay de todo tipo: tiritas con cristales Swarovski, tiritas de princesas y de piratas y hasta algunas con forma de alimentos como huevos fritos o filetes de bacón.

El antecesor de las tiritas, al menos en la España previa a la guerra civil, era el tafetán de heridas o tafetán inglés, que era una tira de seda muy tupida cubierta por una cara con cola de pescado, que se usaba como aglutinante para cubrir y juntar los bordes de las heridas. En todo hogar, o todo caballero transeúnte, que se preciara debía tener a mano un tira de tafetán por si las moscas, y así lo recuerda Mihura en la deliciosa comedia Tres sombreros de copa.

Publicado en la revista AMF-SEMFyC por Rafael Bravo