impropio de hombres libres (III)

Ahora es la Consejería de Sanidad y Dependencia del Servicio Extremeño de Salud, que ha decidido suprimir de la receta electrónica la prescripción de marcas de siete principios activos (venlafaxina,  esomeprazol, pantoprazol, escitalopram, tramadol, ácido risedrónico y ácido alendrónico) a fin de dar prioridad a los genéricos. Como era de esperar, Farmaindustria ha recurrido esta medida ante el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura

tomado de No gracias

Anuncios

  1. Enrique Gavilán

    Ya he comentado la medida en saludyotrascosasdecomer (http://bit.ly/f9SShT), con respuesta del subdirector de farmacia del SES. Desconozco el efecto de estas medidas en cuanto al ahorro en recetas, pero de nuevo creo que las medidas para economizar deben afectar a todos los niveles asistenciales.
    En fin… veremos en qué queda todo ésto.

    Me gusta

    • rafabravo

      Es fácil Enrique, tomado la idea y mucho de los términos prestados de de “Los fines dela medicina” te recordaría que muchos médicos tenemos la tentación de desempeñar un papel general en la promoción del bienestar social más allá de la mejora de la salud de los ciudadanos. Pero olvidamos que no tenemos esa capacidad, entre otras cosas porque no sabemos determinar en qué consiste el bien general de la sociedad y si coincide con el que nosotros tenemos interiorizado.
      Si la medicina pone su misión al servicio de fines sociales, o subordinados a los mismos hace un flaco favor tanto al paciente individual con el que establece un contrato de atención y cuidado, como a ese mismo colectivo al que pretende servir y ante el que se hinca de rodillas. La libertad de actuación durante la totalidad del encuentro medico es necesaria e irrenunciable. Si un determinado colectivo de profesionales utiliza la medicina para servir a fines políticos partidistas, o incluso a espurias voluntades populares, pierde su integridad y hace perderla al resto de los colegas, convirtiéndose todos en siervos de la autoridad política, sin identidad propia e incapaz de cumplir su contrato con el paciente y los verdaderos fines de su profesión.

      Me gusta

  2. Enrique Gavilán

    Rafa, cuando defiendo la prescripción por principio activo lo hago no por defender intereses políticos o sociales, sino precisamente por profesionalismo y como muestra de mi independencia profesional. No te confundas ni trates de confundirme a mí o a los demás.
    Es una forma de defender mi independencia de las dinámicas del mercado. La influencia del mercado en el acto médico es brutal, y atenta precisamente contra esa relación M-P de la que hablas. No podemos hablar de libertad de prescripción si ésta está muy mediatizada por intereses ajenos a los del paciente y del propio profesional. Si quieres hablar de independencia profesional no puedes confundir al personal y equiparar libertad de prescripción al hecho de mandar una marca comercial u otra, cuando ésto nos sitúa a merced del mercado. ¿O es que poner Acrel en la receta en vez de su ppio. activo te hace más libre? Propones un reduccionismo absurdo, sólo equiparable al mensaje consumista que nos invade: “libertad” era el mensaje de Amena cuando se abrió el mercado de los móviles. ¿Libertad de qué? ¿De consumo? Eso no es libertad, Rafa…
    Si consideras que es una vergüenza ésto de que hablo es que no hablamos el mismo idioma…
    Un abrazo

    Me gusta

    • rafabravo

      El confundido soy yo, porque no hablo de prescripción por principio activo (que también habría que hablar) sino que, como ponía en mi entrada, Extremadura “ha decidido suprimir de la receta electrónica la prescripción de marcas de siete principios activos ” y a mi esto me parece mal. Se suma así a la tentación totalitaria de varios servicios de salud autonómicos que sin el mas mínimo control, consenso, ni explicación han decido imponer medidas ilegales y amorales utilizando torticeramente la informática para ello. La libertad esta para eso incluso para utilizarla mal y no para ponerle interrogantes, ya que comentas compañías telefónicas y anuncios a mi me gusta más este

      un abrazo y una pena que gente de tanta valía como tu no sepa ver la amenaza totalitaria de los mediocres

      Me gusta

  3. EnriqueG

    Esta iniciativa esconda detrás una trampa conocida en otras comunidades autónmas que consiste en “aunque su médico de cabecera, si lo estima oportuno, puede hacerle su receta a mano”, y claro, ahí me tienes haciendo recetas de esas que el “especialista” dijo, “le dice a su médico que esta receta es la que tiene que hacer, las otras no tienen el mismo efecto…”. Y aquí estamos, como en los viejos tiempos, ejerciendo de filtro.

    Me gusta

  4. vicente gonzalez-calvo baeza

    ¿quién paga? : si paga(todo o parte) el estado o autonomia,digo yo que podrá poner las reglas del juego. Ya no existe un welfare state ,donde el medico tiene PLENA libertad de prescribir.La crisis nos otorga a todos una “libertad condicionada” y en este sentido yo puedo ser partidario de ¿presiones? para un mayor uso de genericos
    herrerillo, twitter

    Me gusta

  5. Enrique Gavilán

    Rafa, evidentemente creo que no me has entendido desde el principio y que te has dejado llevar por el calentón, porque nadie puede interpretar de mis comentarios que yo defienda lo que ha hecho el SES. Además, si tú ya sabes lo que yo opino de este tema, Rafa, por
    favor…
    Anda, no te piques tanto.
    Un abrazo

    Me gusta

  6. Enrique Gavilán

    Rafa,
    Releyendo tu entrada, mis comentarios y tus respuestas entiendo un poco todo el lío y tu postura, que comparto aunque no en su totalidad.
    El gerencialismo totipotente (http://wp.me/pD3FL-15T) no sabe ver las fronteras, y aunque a mí no me afecte en demasía la medida de retirar ciertas marcas (porque no creo en las marcas ni en esos principios activos, hasta confieso que en cierta manera me alivia que no me dejen poner sus marcas, porque me hacían daño nada más verlas en mis recetas derivadas rubricadas con mi puño y letra) llevas razón en que no es tolerable ni debemos transigir, porque hoy es ésto, mañana ya veremos, y ésto parece no tener marcha atrás.
    De todas formas, cuando hablamos de libertad de prescripción ésta debe tener un contexto, que es la autonomía profesional, un contexto más amplio, mucho más amplio y profundo, y muchos matices (http://wp.me/pD3FL-1aq). Sobre este tema ya hemos hablado tu y yo, Rafa, así que ya sabes lo que pienso (o deberías saberlo).
    Con la misma fuerza con la que reivindicamos los médicos la “libertad de prescripción” quisiera yo que se pidiera más autonomía organizativa y de gestión, o simplemente mayor capacidad autónoma de decisiones clínicas, pero las autoridades, políticos y gerentes nos la cuelan casi a diario en estos otros frentes y casi nunca veo a nadie decir ni pío. Por lo tanto, me chirría, y me hace desconfiar la defensa a ultranza de la libertad de prescripción a secas, sin que vaya acompañada de otras reivindicaciones (y compromisos, claro!). Así que espero que lo hagas tú, Rafa, con el mismo ímpetu que ahora, y también en otros frentes, porque yo sé que tú sí que sabes ver las tentaciones totalitarias de los mediocres, estén éstas donde estén, no?
    Un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s