midiendo los pasos

La prescripción de ejercicio físico es una recomendación frecuente. Pero ¿qué ejercicio es más recomendable?, ¿cuánto ejercicio hay que hacer? y sobre todo ¿ como lo mido? ¿sirve medirlo para motivar?  ¿merece la pena recomendar el uso de medidores del ejercicio?

A estas y otras preguntas responde la literatura médica con artículos como el recientemente publicado en BMC Public Health donde tras una análisis económico de un estudio previo: Walking for Wellbeing in the West – WWW,  encuentran que  el uso de un  podómetro se puede considerar rentable y adecuado en programas comunitarios destinados a incrementar el ejercicio físico.

A finales del pasado año en una interesante sección práctica de la revista canadiense de medicina familiar se preguntaban como podíamos motivar a nuestros pacientes para hacer ejercicio. Tras evaluar una revisión sistemática publicada en JAMA y otra publicada en una revista menos conocida como Research quarterly for exercise and sport junto a ensayos clínicos más recientes,  concluyo que los podómetros, que se utilizan con objetivos de ejercicio específico, proporcionan una medida barata y tangible de la actividad física de los pacientes y se demuestran que aumentan los niveles de actividad física. Terminan afirmando que dado que  el prescribir por escrito programas de que aumenten el nivel de ejercicio físico y actividad de los pacientes ha mostrado ser beneficioso,  recomendar un podómetro con un número de paso como meta ayuda a incrementar la actividad. Como ejemplo muestran el siguiente plan:

  1. Use su contador de pasos- podómetro- todos los días durante 1 semana.

  2. Calcule sus pasos diarios.

  3. Añada 500 pasos por día a su media diaria. De esos pasos cada día durante la siguiente semana

  4. Repita el paso 3, la suma de 500 pasos a la media todos los días de la semana anterior, y ande  así cada día de la semana siguiente.

  5. Continuar hasta llegar a 10.000 pasos por día.

Con más sentido del humor que audacia, los autores de un pequeño estudio responden a la pregunta de si sirve  como ejercicio físico, la practica del golf?.  En el estudio se dedicaron medir los pasos que se daban durante un partido de golf de 18 hoyos. Al parecer e independientemente del sexo, tipo de juego y handicap del jugador, durante un típico partido de golf se hacen más de los diez mil pasos recomendados como actividad física  necesaria para una vida saludable.
Si no esta Vd.  entre los afortunados que juegan con cierta asiduidad al deporte de la pelotita, puede probar con alguno de sus deportes o actividades favoritas, solo tiene que contar los pasos que efectúa y además de realizar ejercicio físico  puede publicar un articulo médico, su currículo se lo agradecerá, eso si, antes de empezar a contar asegúrese de que su podómetro es fiable, no todos son iguales , pero no se preocupe también se han publicado evaluaciones de podómetros y es que, parafraseando al gran y valiente maestro del toreo Rafael Guerra, en la literatura medica “Hay gente pa tó”

Se retira del mercado la sibutramina

Nota de la Agencia Española del Medicamento

Suspensión cautelar de comercialización de SIBUTRAMINA (REDUCTIL®):

Como continuación de la nota informativa 2009/13, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) comunica a los profesionales sanitarios que se ha tomado la decisión de suspender la comercialización de sibutramina, disponible en España con el nombre comercial Reductil®.

Tras la revisión de los resultados preliminares del estudio SCOUT (Sibutramine Cardiovascular OUTcome trial) y los datos disponibles sobre la eficacia de sibutramina, el Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP) de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha concluido que, con la información actualmente disponible, el balance beneficio-riesgo de sibutramina es desfavorable.  Como se informó previamente en la nota informativa 2009/13, el estudio SCOUT se diseñó para conocer el impacto de la pérdida de peso obtenida con el tratamiento con sibutramina sobre el riesgo cardiovascular en pacientes con alto riesgo cardiovascular. Este estudio incluyó aproximadamente 10.000 pacientes con una duración de tratamiento de hasta 6 años.

El beneficio a largo plazo observado en estudio SCOUT para sibutramina en términos de pérdida media de peso fue muy modesto en relación a placebo (3,6 kg vs 1,6 kg). Por otra parte, los resultados mostraron un incremento del riesgo cardiovascular de sibutramina (561/4906, 11,4%) en comparación con placebo (490/4898, 10%) en la variable principal (infarto de miocardio, ictus, o parada cardiaca no mortal y muerte de origen cardiovascular) con un incremento de riesgo del 16% (Hazard Ratio 1,161; IC 95% 1,029-1,311), a expensas de un aumento de la incidencia de infarto de miocardio e ictus no mortales. No se observaron diferencias significativas entre sibutramina y placebo en cuanto a mortalidad global.

Aunque la mayoría de los pacientes incluidos en este estudio no serían candidatos al tratamiento con sibutramina en las condiciones de uso autorizadas (fundamentalmente por presentar patología cardiovascular que supone una contraindicación del tratamiento), el CHMP ha considerado que los resultados del estudio SCOUT son

relevantes para el uso del medicamento en la práctica clínica habitual teniendo en cuenta que los pacientes con sobrepeso suelen tener mayor riesgo cardiovascular y que este puede ser difícil de identificar.

En base a estos resultados, se ha concluido que el beneficio esperado para sibutramina no supera los riesgos potenciales, recomendándose por tanto la suspensión de la autorización de comercialización de los medicamentos que contienen sibutramina. Dicha suspensión de comercialización se formalizará con la correspondiente decisión de la Comisión Europea.

Mientras tanto, la AEMPS considera necesario indicar a los profesionales sanitarios lo siguiente:

  • Médicos prescriptores: no deberá prescribirse Reductil® a partir del 1 de febrero de 2010, por lo que no deben iniciarse nuevos tratamientos ni continuarse los actualmente en curso.
  • Farmacéuticos: no debe dispensarse ninguna prescripción de Reductil® ni elaborar ninguna fórmula magistral con el principio activo sibutramina a partir del 1 de febrero de 2010. En el caso de que un paciente solicite una dispensación de Reductil®, se le debe informar que se ha suspendido la comercialización de dicho medicamento y que debe consultar con su médico para valorar las alternativas disponibles para su caso particular. Las devoluciones al laboratorio comercializador se harán por los cauces habituales.

Se puede consultar la nota pública y documento de preguntas y respuestas de la EMA en su página web: nota de prensa e información para pacientes así como la información para pacientes en español de la agemed

y además adelgaza

Incluso sin  participar en programas especificos contra la obesidad  que se han ensayando con las nuevas tecnologías de la información y comunicación, la paciente de este caso Internet como herramienta terapéutica en la obesidad mórbida perdio peso cuando se conecto a Internet y empezo a relacionarse

” Es probable que a través de internet nuestra paciente encontrara una distracción a sus problemas personales o incluso el apoyo de otras personas que, sin ser conscientes de ello, la estaban ayudando a vencer su compulsión por los alimentos”

mide tus pasos

Por pedir que no sea, y si seguimos la evidencia pronto habra que reclamar que los podometros (aparatos empleado para medir el número de pasos, y que indirectamente puede servir para medir distancia, velocidad y cadencia del caminar de una persona) sean financiados por la seguridad social.  Según una revisión sistemática publicada en la revista JAMA la utilización del podómetro contribuye a mejorar la actividad física  ya que comprobaron que las personas que utilizaban este aparato caminaban mucho más que las que no lo usaban (> 2.000 el número de pasos por día)

Otro meta-análisis publicado en esta ocasión en la revista Annals of Family Medicine muestra que el uso de podómetros ayuda a disminuir peso conclusión que sacan tras analizar estudios donde el uso de estos aparatitos se utilizaba de forma aislada sin otras medidas como dietas.

“Mamá no te cruces de brazos, que te enfadas”

Un divertido programa de televisión tiene una sección que se dedica a relatar frases ingeniosas de niños pequeños, esas criaturas inocentes e ingenuas, cuya sencillez les hace ser genios y pronunciar frases que para sí quisieran muchos de los considerados como tal (sic). Una de mis preferidas es esa que un niño de cuatro años le dice a su madre: “Mamá no te cruces de brazos, que te enfadas”

Que de niño se confunda las causas con el efecto es normal, a esas tiernas edades nada se debe saber de relaciones, asociaciones, inferencias, o incluso de la importancia de la magnitud en las medidas de asociación. Lo que es más grave es que muchos profesionales del periodismo e incluso de la sanidad les pase lo mismo. Es grave no tanto por su importancia, – no hay que ser petulante, uno puede vivir perfectamente sin saber lo que es un hazard ratio- sino por la capacidad trasmitir información errónea (en el caso de los periodistas) o tomar decisiones equivocadas (en el caso de los médicos y gestores).

Cuando no se sabe distinguir lo que un determinado diseño (de estudio) nos puede decir y/o mostrar (que no demostrar) o cuando no se es capaz de estimar que significa un riesgo relativo de 1,2 es peligroso sacar conclusiones de estudios como los publicados hace un mes en el New England Journal of Medicine sobre la relación entre la obesidad infantil y enfermedad coronaria en la edad adulta.fat.jpeg

Aunque desde el punto de vista de la salud publica son trabajos muy relevantes, desde la perspectiva del médico clínico tienen más bien poco interés, si bien no ha quedado más remedio que echarles un vistazo por la polvareda que se ha ocasionado a raíz de su publicación. Ademas son buenos ejemplos de los peligros comentados al principio.

Así que ni “El niño gordito de mayor tendrá un infarto” ni se “ha demostrado que hay que ponerlos a adelgazar desde pequeñitos” ni esta justificada la puesta en marcha urgente de ningún Plan Regional de Obesidad Infantil, ni “La obesidad infantil, una crisis comparable al cambio climático”, ni chorradas semejantes.

Bueno a lo mejor si son verdad;-) pero desde luego no se puede decir que lo sea tomado de base estos dos estudios, ni siquiera como excusa.