Medicamentos que matan

Hace 11 años  en el Coloquio Cochrane celebrado en Barcelona, tuve dos grandes oportunidades, una fue la de conseguir el libro Archie Cochrane: Back to the Front, la otra fue la de poder  saludar a Peter C. Gøtzsche, ya para entonces uno de “mis “campeones de la evidencia”.CongrCochr

En aquel momento  Gøtzsche estaba en el ojo del huracán a raíz de un controvertido articulo publicado en Lancet tres años antes ( + la revisión sistemática posterior de la biblioteca Cochrane), donde se atrevía a desafiar el cribado del cáncer de mama mediante mamografía.

Tras la polémica, el tiempo ha dado la razón a Gøtzsche que ilustro toda la pequeña historia del auge y caída del cribado del cáncer de mama en un libro publicado en 2012. No contento con eso ha seguido escribiendo libros, el mismo comento que le encanta escribir libros porque en ellos puede escribir todo lo que piensa sin cortapisas de editores ni otros elementos del establishment médico. El ultimo es Deadly Medicines and Organised Crime: How Big Pharma has Corrupted Healthcare, publicado en 2013 en su versión inglesa y ahora traducida al español y en cuya presentación en Madrid estuve ayer día 9 de septiembre.

No voy hacer una reseña de libro ya que ha sido comentado en un editorial de la revista Atención Primaria,  por el profesor Laporte en el excelente blog de la no menos excelente iniciativa No gracias. También se puede encontrar una entrevista con el autor en Médicos sin marca y en el mismo No gracias.

libromedicamentosSi quisiera rescatar dos párrafos de los dos prólogos de la edición original inglesa y que invitan a la (obligatoria) lectura este libro a cualquier medico decente, independientemente de que comparta o no, la ideología o los postulados de los implicados directamente en esta lucha.

El primero es de Drumond Rennie:

“What´s neededis more Gøtzsche´s evidece-based outrage”

Lo que necesitamos es más Furia Basada en la Evidencia como la de Peter Gøtzsche

El segundo es una llamada de atención de Ben Goldacre citada en el prólogo de Richard Smith:

“…. Los médicos – me incluyo- han acabado viendo como “normales” su relación con la industria farmacéutica  Unas relaciones que la gente entenderá como absolutamente criticables el día que consiga comprender del todo su alcance. En Gran Bretaña los médicos acabaran cayendo en desgracia ante la opinión pública, como ya ha ocurrido con periodistas, diputados y banqueros por no haber sido capaces de ver hasta qué punto han aceptado la corrupción.

Terror en el hipermercado

En el proceloso y pervertido mundo de la osteoporosis proliferan (1) las sociedades científicas que contemplan aspectos más o menos parciales de esta enfermedad. Una de estas nuevas sociedades The European Society for Clinical and Economic Aspects of Osteoporosis and Osteoarthritis (ESCEO) ha publicado, en unión con la IOF, un position paper donde descaradamente se anuncia y recomienda un productos lácteo concreto como es  Densia (o Danaos según los paises) así como una leche enriquecida finlandesa.

Cuando leí la versión española creí que era un añadido de la compañía (Danone) que facilitaba el folleto publicitario. En esta “literatura” junto a entrevistas con los consabidos expertos de plantilla (internacional, nacional y de atención primaria) aparece reseñada la sección de nutrición de esta guía europea para el diagnóstico y tratamiento de la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas:

pringue1

 No me lo podía creer. Para comprobarlo fui a la versión original y para mi estupor y sorpresa se mantenía este anuncio-recomendación.

pringue3

¿Guías anuncio? ¿Guías para rellenar folletos publicitarios? Desde las guías del ministerio y los algoritmo valencianos no habíamos visto una forma de empobrecer y asaltar el concepto de guías de práctica clínica como este (2).

Como se ha comentado en un reciente y provocador artículo titulado Sociedades Científicas, S.A  (vía EL Mundo Salud ), cada vez es más evidente la existencia de un número importante de sociedades médicas con lazos comerciales, no  ya con la industria farmacéutica, sino con otro tipo de compañías, la mayoría de ellas del sector de la alimentación.  Estas compañías con todo su potencial económico, se sirven de  las sociedades científicas médicas como apoyo para ganarse la confianza del consumidor, y asegurar unas presuntas propiedades saludables a sus productos. Estas sociedades (o sus directivos) con necesidades de financiación hipertrofiadas acceden gustosas a participar con su nombre, en lo que no deja de ser un anuncio, o acto promocional más.

El mundo de la osteoporosis ya saturado de patrocinios, campañas y otras promociones menos confesables de la industria farmacéutica, se ha aliado con los nuevos proveedores de cash. Lo que uno  no se esperaba es que lo hicieran  de forma tan directa, sin descaro, ni vergüenza. Una asociación que se preocupa  por diminuir las fracturas de nuestras mujeres, no puede aparecer como logotipo en el anuncio donde la cincuentona famosa de turno anuncia un yogurt. Igualmente si una sociedad científica pretende que su opinión se tome en cuenta (y así lo reclaman para asuntos tan importantes como el calendario vacunal), no puede aparecer en el packaging de unas galletas, .

Es cuestión de ética pero también de estética.

Sin entrar en el juanainesiano debate de quien es más de culpar, si la que peca por la paga o el que paga por pecar, la subsistencia de las sociedades no debería pasar por obtener esta regalías de las compañías comerciales. No las necesitan, y si así fuera seria hora de acabar con todas las ligas, fundaciones asociaciones, sociedades científicas, y comenzar de nuevo.

(1) Curioso efecto que algún día habrá que estudiar y que con toda probabilidad encuentre una relación directa con el dinero invertido por las corporaciones farmacéuticas y alimentarias, y no con la relevancia científica.

(2) Observación: mucho peor este caso de la SCEO que además se disfraza como position paper, pero se vende como guía, por lo de imperativo que tiene.

Día de la enfermedades inventadas

Si, a pesar de su inflada incidencia y su trascendencia que escapa de lo puramente sanitario, las enfermedades inventadas, exageradas, infladas o simplemente sacadas de la manga,no tenían su DÍA de.

Por eso recogemos la afortunada idea de @manyez para proponer el primer día laboral de septiembre como Día de las enfermedades inventadas ( #Díadelasenfermedadesinventadas en Twitter) en honor de la enfermedad inventada por antonomasia, la más ridícula de ellas: el síndrome postvacacional:

cartadirectora

Sin olvidar el colesterol de mas de 200

la definición de enfermedad

Existen dos formas fundamentales que Big Pharma puede hacer dinero:

  • Inventar nuevos medicamentos
  • Inventar nuevas enfermedades
de New Yorker

de New Yorker

El DSM-V que es la biblia de la psiquiatría, se dará a conocer el 22 de mayo,  en este libro se describen las nuevas enfermedades de salud mental. Es un libro muy político y del cual es propietaria del contenido la  Asociación Americana de Psiquiatría. Sin embargo, el proceso de redactarlo se describe mejor como: ” Es como si JK Rowling habiera producido sus secuelas de Harry Potter en un estudio de cristal con sus seguidores mirando y golpeando las ventanas cada vez que escribiera algo que no les gustaba. “

La mayoría de las personas están de acuerdo en que esta versión amplía el papel de la psiquiatría en la vida cotidiana aún más ampliamente y que ayudará a calificarnos como pacientes a muchos más de nosotros .

Pero el verdadero problema es:

“El  DSM  tiene un enorme impacto en la salud pública. Determina que condiciones cubrirán las aseguradoras , que medicamentos aprueban las agencias reguladora, que servicios de educación especial recibirán los niños, que acusados ​​puedan ser juzgados y, en algunos casos, cómo van a ser condenados.

La Psiquiatría ya ha llegado a nuestra vida cotidiana, y no es en virtud de los datos de toda manifestación de  DSM  es porque la APA, un gremio privado, con extensos vínculos con la industria farmacéutica, es propietaria de los derechos a dar nombre a nuestro dolor. Lo importante es que la confianza del público está en manos privadas, y por motivos cuestionables”

entrada del Blog del Dr. Jay Parkinson  a su vez  extraido de The DSM an the nature of disease en New Yorker on line

humo sobre el agua

Deborah Cohen en el reportaje titulado La verdad sobre las bebidas deportivas, publicado en el BMJ resalta como las multinacionales de las bebidas ( deportivas, o no) utilizan técnicas de marketing social similares a las que utilizan las grandes compañías farmacéuticas. El objetivo es el mismo crear una “enfermedad o problema”  (mongering diseases* ) para la que ellos tienen la solución con medicamentos en un caso, y líquidos de colorines en el otro.

*mongering diseases= es el proceso de ampliar los limites de las enfermedades tratables para expandir el mercado por aquellos que venden u ofrecen tratamientos

En estos tipos de campañas se siguen unos patrones mas o menos uniformes, utilizando líneas argumentales como son:

  1. asociación a un proceso biológico natural,
  2. estar dirigida a personas sanas,
  3. cultivar el efecto mágico de la prevención,
  4. exageración de la prevalencia,
  5. hincapié en la consecuencias más graves,
  6. disminución de los umbrales diagnósticos o terapéuticos.

Todas ellas en el seno de una campaña de  marketing social masivo, con empleo de todas los medios  publicitarios incluida la utilización de famosos,  presencia de expertos e instituciones generosamente engrasadas, creación de sociedades y organismos fantasmas, y colaboración (desinteresada?) inadvertida de instituciones oficiales.

Si seguimos el empleo de la hidratación podemos ver como con mayor o menor intensidad se reproducen estos argumentos. El Observatorio de Hidratación y Salud (OHS),  pretendida institución de carácter científico-técnico,  no es más que una organización impulsada por la Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes Analcohólicas (ANFABRA) cuya única actividad parece ser  la de constituirse en el “respaldo científico” de las campañas de prensa que se lanzan cada verano.

En la campaña de este año anunciaban que : El 70% de la población está en situación de riesgo de deshidratación durante los meses de verano  (una exageración clara de la prevalencia),  también se afirmaba que beber únicamente cuando tiene sed, es un hábito que se debe cambiar porque cuando sentimos sed ya ha comenzado el proceso de deshidratación (hincapié en la consecuencias más graves) lo cual carece de toda evidencia.

Esta afirmación a pesar de estar muy difundida  no deja de ser una tontería y es una “mentira” como una casa.

En esta campaña se recomienda también ingerir variedad de bebidas como agua, refrescos y zumos (al fin y al cabo la  asociación que paga es de bebidas refrescantes, y no solo de agua embotellada) y consultar al especialista de salud sobre la mejor manera de mantenerse hidratado. Aparte de ser un absurdo, es imposible porque a pesar de que se ha fabricado  una “ciencia de la hidratación” no existen tales especialistas, ni están al alcance del ciudadano medio.

Termina con un decálogo de recomendaciones, en el que junto a consejos de sentido común aparecen patrañas cuyo único objetivo es aumentar el consumo, con poca o ninguna ciencia que las respalden.

Este Observatorio cuenta con la estrecha con la colaboración, año tras año, de la Organización Médica Colegial  (su secretario estuvo en persona en la rueda de prensa) lo cual le da un adorno medico-sanitario que no desdeñan y que es de suponer no ha salido gratis. A esto se añade, según ellos mismos cuentan, la colaboración de destacados profesionales de la salud de distintas especialidades implicadas en el manejo de la hidratación (empleo de expertos e instituciones de alquiler)

Esas campañas se ha reproducido, y pueden verse ejemplos vergonzosos en la cadena de TV Antena 3,  donde la voz en off de un mediático doctor recomienda descaradamente  la ingestión de una  popular bebida con cafeína mientras se conduce, todo adornado con el mantra de la hidratación y la excusa del la salud.  Sobre el tema de la conducción y la hidratación existe una web especifica: fatigayconduccion.com/ donde aparece el RACE, ANFABRA y la DGT.

El Colegio de Farmacéuticos tiene su propio esponsor (Coca-Cola  y Aquarius) y en similares términos apadrina un decálogo parecido, pero donde hace hincapié en las bebidas con sales minerales, y con azúcares de absorción rápida  que “pueden facilitar una mejor rehidratación

Estas cosa no solo pasan en España, el reportaje de Deborah Cohen  pone de manifiesto los excesivos conflictos de intereses que se dan en este asunto. Hace poco recibíamos un correo de una   agencia de relaciones públicas, donde se nos anunciaba que el European Hydration Institute realiza una campaña de concienciación para que los ciudadanos aprendan a mantenerse correctamente hidratados este verano y donde se reproducen las inexactitudes habituales sobre la hidratación y el consumo de líquidos y agua. Eso sí, con la presencia del mundo académico español y como no podía  ser de otra forma, de la Compañía Coca-Cola

¿te acuerdas cuando bebíamos agua?

¿te acuerdas de cuando bebíamos agua?  era la pregunta que iniciaba el  viejo anuncio de una tradicional marca de refrescos española.

Un anuncio televisivo en blanco y negro, donde una perfecta pareja sesentera se preparaba para comer una mesa redonda coronada por  un mantel de hule y la ahumada vajilla Duralex. La respuesta era clara y al ¿te acuerdas de cuando bebíamos agua? le seguía “Afortunadamente tenemos La Casera” mientras se blandía con orgullo aquella inconfundible botella de cierre mecánico y tapón de porcelana.

Se pretendía trasmitir que en aquellos época de desarrollo y de crecimiento económico, lo moderno era beber gaseosa, el agua se quedaba para los subdesarrollados, para los pobres que no tenían otro liquido con el que aliviar su sed.

Las cosas cambiaron y el agua comenzó a contraatacar.

Ud sabe que para la sed no hay nada como el agua… pues pida agua… de Solares ¡claro!  Por supuesto la que tomaba posiciones era un agua mineral embotellada, nadie apostaba por las ricas, higiénicas y tratadas aguas del grifo que un servicio público emergente ponía a nuestra disposición.

Con el tiempo y conforme las nuevas generación mejoraban sus condiciones económicas, el agua se fue recuperando. De pronto se descubría que el agua era un refresco ecológico sin gas, sin azúcar, muy new age y acorde con los tiempos. Al principio se vendía pureza ycalidad pero enseguida paso a asociarse a salud y buen estado físico.  Desde adelgazar a vigorizar, beber agua nos hacía de todo, nos acompañaba, nos “aligeraba”, nos convertía en seres saltarines en campos verdes y floridos, con un culo perfecto . Nos rejuvenecía,  nos ponía más guapos , era un lazo para la solidaridad,  e incluso llego el agua 2.0 (H 2.O)

El marketing jugó un papel definitivo, lógicamente todas la ventajas promocionadas  solo eran aplicables, si lo que se bebía era agua mineral embotellada (ahora ya en horribles frascos de plástico) la de grifo continuaba  sin contar. Esta agua domestica seguía siendo un recursos de hidratación para “muertos de hambre”,  para pobretones de culo gordo, sin dinero para ponerse una cinta en el pelo (rubio), e incapaces de trotar con alegres saltitos de regocijo en un verde parque construido por el ayuntamiento de turno donde antes, solo había descampados y escombros.

En resumen primero se vendió la percepción de que el agua era para acomodados, después que era pura y buena para el consumidor y por último que era imprescindible para mantenerse sano. El marketing del agua embotellada enfatiza primero el estatus, luego la supuesta pureza para después asociarla a actividades como el deporte  (incluso se crea un mercado de bebidas deportivas)  y sobre todo al buen estado físico y a la salud.

Se vende como “algo saludable y es aquí donde el marketing entra a saco en lo que podíamos llamar la sanitarización de una cosa tan natural como beber . Pero eso ya será motivo del siguiente post.

Chorradas 2.0 y medicalización. Creando un sistema de vigilancia epidemiológica de alertas

Propuestas de actuación:

1. Notifica Chorradas  Medicalizadoras 2.0 que conozcas a nuestro Sistema de Vigilancia Epidemiológica en Alertas sobre Chorradas Medicalizadoras 2.0
2. Escribe a los organizadores  y responsables de la iniciativa planteando que se lo piensen dos veces por el problema de salud pública que puede plantear esta iniciativa.
3. Escribe a tus compañeros/as para avisarles de la alerta.
4. Escribe a tu gerencia y a los responsables de Farmacia para proponer una sesión inmunizadora sobre el tema.
5. Comparte este post en tu blog, twitter, pizarra de tiza o similar.