Madrid imparable hacia el fracaso

de Acta Sanitaria

PERSISTEN LOS PROBLEMAS CON EL SISTEMA INFORMÁTICO DE ATENCIÓN PRIMARIA EN MADRID

El consejero Javier Fernández-Lasquetty
Madrid 20/09/2010 Las deficiencias detectadas en el nuevo sistema informático de la Consejería de Sanidad de Madrid siguen dando problemas en Atención Primaria, tal y como vienen denunciando los propios profesionales desde hace meses, sin que la Administración ponga remedio.
Una de las últimas caídas del Programa AP Madrid sucedió en el Centro de Salud de Pavones, en el Area 1 de Madrid, donde se instaló este sistema el pasado 23 de mayo; según una información remitida a la Consejería, desde ese día los problemas son sido continuos.

De acuerdo con la información facilitada por los profesionales, esta situación se está produciendo también en otros Centros, en los que se ha instalado AP Madrid, por lo que no se trata de un problema de adaptación al sistema durante los primeros meses ni de una cuestión relacionada con el mayor o menor conocimiento de la herramienta, puesto que es una aplicación visualmente muy similar al anterior. Ante esta situación, los profesionales han reiterado al consejero su “absoluto rechazo” a esta situación y piden el retorno del programa anterior hasta que las deficiencias del nuevo se resuelvan.

Pérdida de tiempo para profesionales y pacientes

Este Centro de Salud llevaba años informatizado con OMI-AP, siendo una herramienta fundamental para el trabajo de sus profesionales, de manera que todos los actos clínicos y administrativos se registran de manera informática y pueden ser consultados por cualquier miembro del Centro. De este modo, pueden realizar una atención coordinada a su población de referencia (cerca de 20.000 pacientes del distrito de Moratalaz).

“Este programa ha funcionado a la perfección y nos ha permitido, realizar las tareas con enorme rapidez y sin fallos”, aseguran los médicos del centro. Por el contrario, el nuevo programa instalado no funciona adecuadamente, es muy lento y se producen demoras continuas en la atención de los pacientes, provocando su enfado y el de los profesionales. “Por lo demás, como ya intuimos en su día, el programa no aporta, en lo que a la atención a los pacientes se refiere, ninguna mejora respecto al anterior”, añaden.

Los profesionales denuncian que acciones como la gestión de una cita, la solicitud de una prueba diagnóstica, la utilización de un protocolo clínico, la generación y el registro de una analítica, la prescripción de un tratamiento, el registro de una actividad preventiva, la emisión de una incapacidad temporal, se hacen interminables, alargando innecesariamente cada una de las consultas y el tiempo de espera, y produciendo largas colas, tanto en las consultas como en el área administrativa.

Respuesta del consejero de Sanidad

A pesar de que el consejero, Javier Fernández-Lasquetty, contesta con una carta a los profesionales del Centro de Salud de Pavones, agradeciéndoles sus observaciones, no ofrece una solución alternativa para que éstos puedan trabajar con fluidez mientras de intenta solventar los fallos del nuevo programa. Según el titular de la Sanidad madrileña, la Consejería es consciente de los inconvenientes que este sistema genera y las incidencias que ocasiona, por lo que está trabajando para detectar los fallos y repararlos.

AP (A Por uvas)-Madrid, no funciona

Insertamos a través de Atensión Primaria la carta remitida por los compañeros del Área 11 de Madrid (CS San Andrés) a los responsables ¿? del Servicio Madrileño de Salud, a propósito del naufragio de AP-Madrid. Tomado del Grupo de Afectados por la aplicación AP-Madrid:

Estimado Sr./Sra.:

Desde primeros de marzo de 2010 tenemos implantado para nuestro trabajo diario la aplicación informática AP Madrid. Aunque nos han informado de forma repetida que la versión actual (creemos que la nº 60) supone mucha mejoría respecto a las versiones iniciales, creemos que sigue siendo una versión en desarrollo. Por un lado da muchos
problemas técnicos, interfiriendo de forma muy notable la atención diaria a los pacientes y que está provocando mucha tensión en los trabajadores. Por otro lado, puede ocasionar graves problemas de praxis médica que nos pueden ocasionar problemas legales.

Nos referimos en concreto a aspectos como la obligatoriedad de transcribir posologías que no son reales y que pueden provocar equívocos en los enfermos; marcar pautas desayuno, comida y cena en fármacos que precisan dosificación horaria, impresión de recetas que no corresponden a la prescripción realizada.

Los ajustes técnicos que se están realizando para la incorporación de otros temas como la Libre elección de médico o Área Única, se hacen durante la jornada habitual de trabajo, dejándonos sin posibilidad de acceder a la historia clínica del enfermo ni realizar las tareas habituales (recetas, PICs…)

Existen sistemas informáticos que permiten una gestión más rápida y efectiva de la que nos ofrece AP Madrid. Se ha optado por un sistema que ya está técnicamente superado (múltiples confirmaciones para cada tarea) y que no mejora la anterior herramienta de trabajo.

Mientras se solventan todos estos problemas y se desarrolla una versión al menos igual de efectiva que OMI, solicitamos permitieran continuar trabajando con OMI en toda su extensión y que se paralice el proceso de implantación en otros centros de salud para que otros compañeros no tengan que sufrir los problemas que estamos padeciendo en nuestra labor diaria.

un ordenador en la consulta

Las diferentes estrategias seguidas durante el proceso de informatización de la historia clínica de atención primaria han tenido un desigual impacto en los profesionales. Tras una revisión de la literatura médica sobre el tema , se comprueba que (todavía) la HCI no ha logrado mejorar la calidad formal de la historia clínica, tampoco parece mejorar la  calidad asistencial medida por parámetros distintos de los de satisfacción, y sobre todo no se ha podido demostrar su influencia en variables más importantes como resultados en salud de la población en donde se utiliza. En el apartado de las tareas burocráticas, en su sentido amplio, se ha visto que si bien aligeran el trabajo burocrático mecánico, no mejoran ni aportan valor añadido, más bien al contrario, como se ha visto en el proceso de citación, la confección de partes de ínterconsulta, o el archivo de la información. Podríamos decir que han originado cambios en nuestro trabajo pero no han tenido, al menos todavía, un impacto clínico sustancial

El desarrollo e implementación de la HCI en nuestro país, aunque colmada de buenas intenciones, actitudes favorables, y expectativas sensibles no ha cumplido sus objetivos. La universalidad de la asistencia, una prestación de servicios por parte de estructuras similares, la financiación uniforme, la relativa homogeneización formativa e ideológica de de los profesionales junto a cierto grado de estandarización de la metodología de trabajo, hacían de nuestro país un inmenso laboratorio donde probar las oportunidades de las nuevas tecnologías para mejorar el trabajo de los profesionales e incrementar (o al menos intentarlo) el nivel de salud de la población. Sin embargo el poco protagonismo de los profesionales y pacientes y el excesivo de informáticos, gestores y políticos unido las peculiaridades del momento político social y económico en que empiezan a implantarse las nuevas tecnología en atención primaria hace que esa oportunidad se este perdiendo , sino se ha perdido ya.

Después de transcurridos varios años desde la introducción de las primeras aplicaciones informáticas relacionadas con la historia clínica informatizada algo hemos mejorado, son muchos los médicos que utilizan a diario uno u otro modelo de registro clínico informatizado y esto puede influir en la manera que prestamos asistencia, pero también se puede pensar en lo que pudo ser y no ha sido y es que con las actuales  herramientas no se han cumplido ni el diez por ciento de nuestros sueños.

Resumen y diapositivas de la presentación en la mesa del congreso de la SEMFyC :”¿Cómo ha influido la informatización de la atención primaria en el trabajo de los profesionales y en la salud de la población?”

La historia clínica electrónica: La arquitectura no importa

La vieja lucha entre historia clínica centralizada versus descentralizada se va acabar, pero no por que venza alguno de los contendientes, sino porque hay un nuevo contendiente que va dejar esta lucha y sus proponentes más inútiles que un ministerio de sanidad en la España de las autonomías

La nueva forma de entender la historia clínica pasa por el usuario e Internet y aunque sus actuales funciones y objetivos van por otro lado (muy apartados del sentido funcional de la vieja HCE) se intuye que irán convergiendo y al fianl se impondrá esta nueva forma de almacenar la información médica. Si quieres saber de que va puedes repasar los varios artículos que se publican hoy en el New England Journal of Medicine con titulos como este:

  • Personally Controlled Online Health Data – The Next Big Thing in Medical Care?
  • Tectonic Shifts in the Health Information Economy
    Off the Record – Avoiding the Pitfalls of Going Electronic
    Electronic Health Records, Medical Research, and the Tower of Babel
  • Electronic Health Records and Medical Research 

distancia dedo-suelo

En medicina utilizamos una medida que llamamos dedo-suelo para evaluar la movilidad de la columna vertebral. Se puede utilizar en otras disciplinas como por ejemplo para evaluar la capacidad de doblar el espinazo ante los jefes o indice de esclavitud de los médicos, o para ver las distancias entre lo que dicen los políticos y la realidad.

Ente el dedo

Por su parte, la directora General de Innovación Sanitaria, Sistemas y Tecnología de la Consejería de Salud de Andalucía, Pura Gálvez, habló sobre las estrategias de innovación en el sistema sanitario público de Andalucía. En concreto, expuso cómo las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) deben ser utilizadas para mejorar la calidad de la asistencia prestada y maximizar la eficiencia de los recursos disponibles. Puso como ejemplo, entre otros, al sistema de historia de salud electrónica (DIRAYA) puesto en marcha por el Servicio Andaluz de Salud (SAS)

Corporación Tecnológica de Andalucía analiza en Málaga los retos y avances de la I+D+I en el sector sanitario. En AZ prensa

y el suelo

Considera imprescindible para dar una buena calidad asistencial disponer de suficiente tiempo en las consultas y dejar los criterios economicistas en un segundo plano a favor de una asistencia «más humanizada». De Teresa denuncia la importante carga burocrática que soporta el médico a diario con un programa informático como el Diraya que «presenta muchos fallos».

Los profesionales médicos recuerdan que ellos no pueden gestionar sus consultas. «Es la Administración quien da las citas y quien gestiona la cartera de usuarios. El médico no tiene autonomía para hacerlo», recuerda Elia Sevilla, quien insiste en los intentos de control de los cargos directivos sobre la información sanitaria. “No nos dan datos”

Los servicios sanitarios están bajo mínimos de personal pese a ofertar más prestaciones. En Ideal.es

Deutschland über alles

Medicos alemanes en contra del almacenamiento de datos centralizados
Un articulo publicado en eHealth Europe informa de la resistencia de medicos alemanes a los proyectos de de guardar los datos asociados con pacientes en servidores centrales. Esta polémica surgió después de un incidente en Inglaterra donde se perdieron 160.000 notas de pacientes. Alemania esta en camino de realizar la infraestructura telemática junto con la tarjeta sanitaria

untitled4.jpg

vía