¡ al agua patos!

Desde hace varias temporadas venimos advirtiendo de que la afirmación, tanta veces repetida, de que es conveniente beber una cantidad determinada y de forma continuada,e incluso sin sed, NO está sustentada por ninguna prueba científica seria. Como se señala en este artículo del BMJ, la muy difundida recomendación de beber de seis a ocho vasos de agua al día para prevenir la deshidratación “no sólo es una tontería, sino que es una tontería desacreditada”

CALOR2

Sin embargo, gracias las campañas mediáticas de las compañías de bebidas, apoyadas por académicos sinvergüenzas, la idea ha calado tanto que hasta la mismas instituciones que velan por nuestra salud caen en la trampa difundiendo la recomendación igualmente engañosa de que hay que beber aunque no se tenga sed.

¡ Pues va ser que no!

El reflejo de la sed es un mecanismo excelente para regular la cantidad de agua que necesitamos, excepto en los raros casos de pérdida de este mecanismo, o en las personas con muchos o muy pocos años (ancianos y bebes), es suficiente para que el ser humano satisfaga sus necesidades hidricas en condiciones normales.

calor

“se debe beber sin esperar a tener sed”: pues va a ser que no

Una de las afirmaciones más propagadas y populares en todas las campañas de propaganda sobre la hidratación, es la de que se debe beber líquidos incluso sin tener sed.

Todos los observatorios e instituciones relacionadas con la denominada ciencia de la hidratación repiten este “mantra” . No hay decálogo u hoja de recomendaciones para publico general en la que no se incluyan. Es la base de la información de estas organizaciones cuya financiación, como hemos visto es a veces dudosa, cuando no en abierta colusión de intereses con fabricantes y distribuidores de aguas embotelladas y bebidas refrescantes.

Lo que es peor, es que esta información errónea, se contagia a instituciones públicas que cuando emiten sus consejos amplifican acríticamente estas tesis.

Campaña Protéjase del Calor. Proteja su salud de la Comunidad de Madrid madrid.org

A mediados de julio del año 2012 la revista British Medical Journal publicaba un artículo titulado Mythbusting sports and exercise products  donde se repasaban los mitos científicos sobre la hidratación y las “bebidas deportivas”.

En el segundo aparatado lo hacían sobre la afirmación de “Ud debe beber antes de tener sed”  y escribían los siguiente:

La ciencia detrás de esta afirmación:

Cuando el cuerpo pierde líquido debido al sudor, la concentración extracelular de sodio aumenta conduciendo a un aumento posterior de la presión osmótica intracelular y a la deshidratación. Los osmorreceptores situados en el hipotálamo detectan una señal de deshidratación y estimulan a otras partes del cerebro para producir la sensación de sed. En condiciones extremas, tales como la desnutrición (o cuando los niños se quedan en coches expuestos al sol)  la falta de reacción a la sensación de sed ingiriendo liquido puede tener consecuencias fatales.

Beber demasiado conlleva otros problemas potenciales. Si el cuerpo recibe más agua  de la que los riñones pueden excretar, los solutos del cuerpo se diluyen. La hiponatremia(o disminución del sodio en sangre) ocurre cuando la concentración de sodio en la sangre cae por debajo de 136 mmol / L.  Los efectos de la hiponatremia van de leves (sin síntomas) a la muerte.

¿Qué dice la evidencia?:

Una revisión sistemática de los efectos de la hiperhidratación inducida por glicerol en la retención de líquidos y el rendimiento de resistencia en bicicleta en ensayos a largo plazo, encontró que el rendimiento se mantuvo siempre que la pérdida de agua corporal se mantuviera entre 1,8% y 3,2% del peso corporal (aproximadamente 1,5 litros de sudor para un humano de 60 kg). Otra revisión sistemática más recientes de ensayos a largo plazo, sobre los efectos de la deshidratación inducida por el ejercicio en el rendimiento en ciclismo, sugiere que el consumo de acuerdo a las sensaciones de sed (en lugar de beber con más o menos frecuencia) se asoció con mejores resultados deportivos.  Uno de los estudios de la revisión encontró que en la deshidratación inducida por el ejercicio de hasta el 2,3% del peso corporal, el rendimiento esta significativamente mejorado. La explicación de cómo la deshidratación inducida por el ejercicio puede mejorar el rendimiento es sencillo: se lleva menos peso, y no se tiene que interrumpir su ejercicio.

Aunque no pudimos encontrar literatura médica de que la deshidratación sea una causa directa de muerte en los corredores de maratón, encontramos que la sobrehidratación fue responsable de varias muertes. Por el consejo de “beber antes de sed”, muchos atletas están bebiendo demasiado, lo que no ayuda el rendimiento y los pone en riesgo. Un estudio reciente de 88 participantes en el maratón de Londres encontró que 11 (12,5%) desarrollaron hiponatremia asintomática.

En pocas palabras: beber antes de tener sed

Para público en general.- Beber antes de tener sed puede empeorar el rendimiento en ejercicios de resistencia y conlleva un riesgo raro pero grave de la hiponatremia.

El mecanismo interno del cuerpo para mantenerse hidratado es más barato, más fácil, y parece ser la mejor manera de optimizar el rendimiento. Los atletas profesionales, atletas de resistencia de élite funcionan mejor cuando beben al tener sed, y algunos estudios sugieren que la deshidratación inducida por el ejercicio puede mejorar el rendimiento.

Un año antes la Margaret McCartney, médico general de Glasgow en un documentado artículo, publicado también en el BMJ,  intentaba desenmascarar las mentiras que sobre el agua se estaban lanzando a los profesionales sanitarios y a la población general, en poderosas campañas de marketing carentes de apoyo científico.

Según ella,  la idea del “no bebemos suficiente agua” tiene defensores interminables y poderosos pero científicamente poco sólidos” . En 2002, Heinz Valtin publico un articulo de revisión en el American Journal of Physiology, donde llegaba  a la conclusión de que “no sólo no hay evidencia científica de que necesitamos beber mucho, sino que la recomendación podría ser perjudicial, tanto por la precipitación de la hiponatremia potencialmente peligrosa y la exposición a contaminantes, como por producir sentimiento de culpabilidad en muchas personas que se sienten culpables por no beber suficiente. En 2008, un editorial de la Revista de la Sociedad Americana de Nefrología llego a la misma conclusión, afirmando que “no hay pruebas claras del beneficio de beber una mayor cantidad de agua”.

También  afirman los autores que aunque nos gustaría poder derribar todos los mitos urbanos que se encuentran en Internet con respecto a los beneficios de la ingesta de agua suplementaria, admitimos que tampoco hay una clara evidencia de que no sea beneficiosa. De hecho, lo que hay es simplemente una falta de pruebas en general.

humo sobre el agua

Deborah Cohen en el reportaje titulado La verdad sobre las bebidas deportivas, publicado en el BMJ resalta como las multinacionales de las bebidas ( deportivas, o no) utilizan técnicas de marketing social similares a las que utilizan las grandes compañías farmacéuticas. El objetivo es el mismo crear una “enfermedad o problema”  (mongering diseases* ) para la que ellos tienen la solución con medicamentos en un caso, y líquidos de colorines en el otro.

*mongering diseases= es el proceso de ampliar los limites de las enfermedades tratables para expandir el mercado por aquellos que venden u ofrecen tratamientos

En estos tipos de campañas se siguen unos patrones mas o menos uniformes, utilizando líneas argumentales como son:

  1. asociación a un proceso biológico natural,
  2. estar dirigida a personas sanas,
  3. cultivar el efecto mágico de la prevención,
  4. exageración de la prevalencia,
  5. hincapié en la consecuencias más graves,
  6. disminución de los umbrales diagnósticos o terapéuticos.

Todas ellas en el seno de una campaña de  marketing social masivo, con empleo de todas los medios  publicitarios incluida la utilización de famosos,  presencia de expertos e instituciones generosamente engrasadas, creación de sociedades y organismos fantasmas, y colaboración (desinteresada?) inadvertida de instituciones oficiales.

Si seguimos el empleo de la hidratación podemos ver como con mayor o menor intensidad se reproducen estos argumentos. El Observatorio de Hidratación y Salud (OHS),  pretendida institución de carácter científico-técnico,  no es más que una organización impulsada por la Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes Analcohólicas (ANFABRA) cuya única actividad parece ser  la de constituirse en el “respaldo científico” de las campañas de prensa que se lanzan cada verano.

En la campaña de este año anunciaban que : El 70% de la población está en situación de riesgo de deshidratación durante los meses de verano  (una exageración clara de la prevalencia),  también se afirmaba que beber únicamente cuando tiene sed, es un hábito que se debe cambiar porque cuando sentimos sed ya ha comenzado el proceso de deshidratación (hincapié en la consecuencias más graves) lo cual carece de toda evidencia.

Esta afirmación a pesar de estar muy difundida  no deja de ser una tontería y es una “mentira” como una casa.

En esta campaña se recomienda también ingerir variedad de bebidas como agua, refrescos y zumos (al fin y al cabo la  asociación que paga es de bebidas refrescantes, y no solo de agua embotellada) y consultar al especialista de salud sobre la mejor manera de mantenerse hidratado. Aparte de ser un absurdo, es imposible porque a pesar de que se ha fabricado  una “ciencia de la hidratación” no existen tales especialistas, ni están al alcance del ciudadano medio.

Termina con un decálogo de recomendaciones, en el que junto a consejos de sentido común aparecen patrañas cuyo único objetivo es aumentar el consumo, con poca o ninguna ciencia que las respalden.

Este Observatorio cuenta con la estrecha con la colaboración, año tras año, de la Organización Médica Colegial  (su secretario estuvo en persona en la rueda de prensa) lo cual le da un adorno medico-sanitario que no desdeñan y que es de suponer no ha salido gratis. A esto se añade, según ellos mismos cuentan, la colaboración de destacados profesionales de la salud de distintas especialidades implicadas en el manejo de la hidratación (empleo de expertos e instituciones de alquiler)

Esas campañas se ha reproducido, y pueden verse ejemplos vergonzosos en la cadena de TV Antena 3,  donde la voz en off de un mediático doctor recomienda descaradamente  la ingestión de una  popular bebida con cafeína mientras se conduce, todo adornado con el mantra de la hidratación y la excusa del la salud.  Sobre el tema de la conducción y la hidratación existe una web especifica: fatigayconduccion.com/ donde aparece el RACE, ANFABRA y la DGT.

El Colegio de Farmacéuticos tiene su propio esponsor (Coca-Cola  y Aquarius) y en similares términos apadrina un decálogo parecido, pero donde hace hincapié en las bebidas con sales minerales, y con azúcares de absorción rápida  que “pueden facilitar una mejor rehidratación

Estas cosa no solo pasan en España, el reportaje de Deborah Cohen  pone de manifiesto los excesivos conflictos de intereses que se dan en este asunto. Hace poco recibíamos un correo de una   agencia de relaciones públicas, donde se nos anunciaba que el European Hydration Institute realiza una campaña de concienciación para que los ciudadanos aprendan a mantenerse correctamente hidratados este verano y donde se reproducen las inexactitudes habituales sobre la hidratación y el consumo de líquidos y agua. Eso sí, con la presencia del mundo académico español y como no podía  ser de otra forma, de la Compañía Coca-Cola

Enguachinados o las tonterías del agua (III)

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos,  se suma  a las campañas de hidratación e incide en las tonterias del agua, eso si con la con la colaboración de la Compañía de Servicios de Bebidas Refrescantes, S.L. –SERCO- y el patrocinio de Aquarius® y Coca-Cola España®.

y no, NO hay que tomar Aquarius® cuando se tiene diarrea, beber no “cura” la diarrea, se utiliza para prevenir la deshidratación. En la mayoría de los casos basta con aumentar la cantidad de liquido que se toma habitualmente, en otras ocasiones beber más agua y en casos graves, personas muy ancianas o niños pequeños, soluciones de rehidratación cuyo contenido mineral recomendado es distinto del de las bebidas deportivas o isotónicas.

Enguachinados o las tonterías del agua (II)

Como comentábamos en la entrada anterior no parece que el agua sea la solución a los múltiples problemas de salud ante los que se postula, aunque lo afirmen profesionales sanitarios.

Otra tontería relacionada con el agua es la manía de portar una pequeña botella con el fin de beber pequeñas cantidades en cortos periodos de tiempo. Cada vez es más frecuente ver en las grandes ciudades gentes diversas portando graciosamente botellitas de agua de las cuales ingieren pequeños buches a intervalos regulares y no muy largos. La amplia difusión de esta idea no tiene que ver con pérfidas multinacionales, sino con una especie de ideología que mezcla salubrismo new age con estética neo hippie.

No saben los adeptos de esta absurda costumbre que beber agua con frecuencia no es necesario. El ser humano es un ser evolucionado que no necesita la humedad para realizar sus funciones fisiológicas básicas. Aunque no tanto como los camellos, se puede aguantar perfectamente un tiempo sin beber, gracias a mecanismos de regulación conocidos dentro del concepto de la homeostasis presente en los seres pluricelulares evolucionados.

Por tanto, a no ser que te vayas de excursión a sitios donde no es posible encontrar agua, NO es necesario llevar botellita y mucho menos utilizarlas.

Eso si, puede que seas de los que le entusiasman ir constantemente al baño a orinar, o a los que les gusta beber el agua recalentada en recipientes de plástico y llena de babillas. En ese caso Sí, debes llevar tu botellita, sacarla periódicamente del bolso y hacer buchecillos ecológicos cada 15 minutos, aunque estés en la Gran Via y tengas a mano miles de sitios donde tomar la famosa y fresquita agua del Lozoya .

Enguachinados o las tonterías del agua (I)

No, no voy a dar consejos de verano sobre el baño, que para eso ya están las 17 autonomías de nuestro país, ni tampoco esta dedicado a la homeopatía. Este post esta dedicado a las muchas tonterías, algunas amplificadas por intereses muy concretos, que se dicen en esta época del año con respecto al agua y la hidratación en la salud humana. En concreto y en este primer post, de cómo la recomendación de beber mucha agua es una tontería, para más adelante escribir sobre la gilipollez de llevar una botellita de agua siempre contigo, y por ultimo desmontar la idea de que tomar refrescos de agua con sales, o isotónicas verbigracia Aquarius, es necesario cuando se tiene diarrea.

Como avisaron algunos medios, la medico general inglesa Margaret McCartney (una heroína de los tiempos modernos) escribio en el BMJ  que la muy difundida recomendación de beber de seis a ocho vasos de agua al día para prevenir la deshidratación “no sólo es una tontería, sino que es una tontería desacreditada”.

En su comentario  que se puede traducir con el elocuente término de “Enguachinados” pone de manifiesto que no hay ninguna evidencia concluyente que pruebe el beneficio de beber una mayor cantidad de agua. Es más los pocos estudios  que existen podrían indicar daños, no deseados, relacionados con beber agua en demasiada cantidad.

El reflejo de la sed es un mecanismo excelente para regular la cantidad de agua que necesitamos, excepto en los raros casos de pérdida de este mecanismo, o en las personas con muchos o muy pocos años (ancianos y bebes), es suficiente para que el ser humano satisfaga sus necesidades hidricas en condiciones normales.

La afirmación, tanta veces repetida, de que es conveniente beber una cantidad determinada y de forma continuada,e incluso sin sed, NO está sustentada por ninguna prueba científica seria.

Estos mitos están tan extendidos que según  McCartney hasta el prestigioso National Health Service (NHS), o a la publicación ‘on-line’ de este Institutol NH Choices recomiendan “beber de seis a ocho vasos de agua (u otros líquidos) al día para prevenir la deshidratación. También, muchas escuelas, dentro del programa  Brain Gym - ridiculizado con gracia por Goldacre en su libro Mala Ciencia -consideran oportuno insistir en que los alumnos lleven siempre a clase una botella de agua.

Otras organizaciones, en este caso de manera interesada, refuerzan este mensaje. En el Reino Unido la Hydration for Health (H4H), organización esponsorizada por la multinacional francesa Danone (que vende el agua embotellada Evian), recomienda beber de un litro y medio a dos litros de agua al día, afirmando que se trata del “consejo más simple y sano sobre hidratación que puedes dar“.

En España estamos asintiendo a una intensa campaña por prensa- profesional y profana- radio y televisión de unas curiosas recomendaciones  emitidas por el Observatorio de Hidratación y Salud (OHS) - aquí y ahora mola mucho lo de los observatorios-. Según su propia página web, este observatorio una institución de carácter científico-técnico que surge de la necesidad de mejorar el conocimiento en torno a la hidratación y profundizar en sus aspectos sanitarios, eso si  también indican que es una iniciativa impulsada por la Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes Analcohólicas (ANFABRA) que también patrocina campañas tan interesantes para la salud pública como “Un refresco, tu mejor combustible” para la prevención de la fatiga en la conducción.

La campaña del Observatorio de Hidratación y Salud de este año, bajo el imperativo y sugerente título de ¡No te deshidrates!, cuenta con el respaldo del Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, la Organización Médica Colegial de España (OMC) y la Fundación Quirón.

Aporta temas tan científicos como el lema “Hay mil formas divertidas de hidratarse” entre ellas beber  refrescos, zumos e infusiones que por casualidad es lo que venden los asociados de ANFABRA. Es curioso que el sitio ingles- patrocinado por Danone waters- hace hincapié en el agua como mejor y mas saludable método para conseguir la deseada hidratación, mientras que el español -de los fabricantes de refrescos- aboga por una “hidratación divertida” . Otras perlas de la campaña son que el 70% de los los españoles bebe menos de lo adecuado o que es necesario beber entre 2 y 3 litros de líquido al día a través de una diversidad de bebidas.

Como colofón podemos encontrar los “Consejos para mantener una hidratación adecuada” donde a una serie de medidas sensatas y saludables pero de sentido común y que no necesitan ningún médico para difundirlas, unen y mezclan afirmaciones sin fundamento ni objetivo saludable alguno.