Prioridades para mejorar la usabilidad de la Historia Clínica Electrónica

Mejorar la atención : Prioridades para mejorar  la usabilidad de la Historia Clínica Electrónica de la AMA

Versión original

Resumen:

La Asociación Médica Americana (AMA) reconoce el valor potencial de las Historias Clínicas  Electrónicas sanitarias (HCE). El uso eficaz de las HCE es un elemento clave en la consecución del triple  objetivo de mejora de la experiencia de los pacientes (incluyendo la calidad y la satisfacción), la mejora de la salud de la población y reducir el costo per cápita de la atención sanitaria. Sin embargo la adopción y el uso eficaz de los HCE ha sido lento,  en gran parte debido a las deficiencias de las HCE primigenias que estaban, y siguen estando, con frecuencia, mal optimizadas para apoyar que el trabajo clínico de médicos y otros profesionales clínicos sea eficiente y eficaz.

Aunque la adopción de la HCE ha aumentado en la última década debido al mercado y los incentivos gubernamentales, entre ellos el programa federal de “uso significativo” (meaningful  use), el cómo utilizar con eficacia los productos de HCE es una preocupación constante para los médicos. La investigación sugiere que esto se debe a los retos de los médicos que interactúan con la HCE  para proporcionar una  atención con seguridad y eficacia. Estos desafíos pueden ser encuadrados con temas relacionados con la usabilidad (por ejemplo el diseño y la implementación de la HCE no se alinea con lo cognitivo y /o las necesidades de los flujos de trabajo y preferencias de los médicos dentro y a través de las diferentes especialidades y lugares de trabajo).

En este marco la AMA identificó estos desafíos médicos claves alos que se deben enfertar las HCE actuales y recomienda ocho prioridades de usabilidad enla HCE para abordar con urgencia:

  1. Ayudará a los médicos para prestar atención médica de alta calidad
  2. Apoyar al equipo de atención
  3. Promover la coordinación de atención
  4. Ofrecer modularidad y capacidad de configuración del producto
  5. Reducir la carga de trabajo cognitivo
  6. Promover la intercambiabilidad de los datos
  7. Facilitar la participación digital y móvil de los pacientes
  8. Acelerar la entrada de usuario en  el diseño de Producto y retroalimentación post- Implementación.

Cabrillas 2.0

Dedicado a nuestra “profe” en Dermatologia @rosataberner

A veces los médicos tenemos que recurrir al método deductivo para ejercer nuestra tarea clínica. Como emuladores aficionados de Sherlock Holmes nos toca tener una gran capacidad de observación para hacer diagnósticos adecuados.

RTEmagicJFP

propiedad de Journal of Family Practice

Un ejemplo algo naif  de esta premisa es eritema ab igne (EAI) también conocido en España como cabrillas. Este eritema es una afección de la piel producida por la exposición repetida de la piel a niveles de calor por debajo del umbral de la quemadura. Las lesiones que caracterizan al EAI son la aparición de un eritema con patrón reticulado que evoluciona a hiperpigmentación persistente, descamación e incluso telangiectasias en la zona afecta. Suele cursar de manera asintomática pero a veces puede parece un picor leve o sensación de ardor. Lo más frecuente la única señal es los cambios que se producen en la piel y que el paciente y los que le rodean no suelen asociar con la exposición a la radiación térmica.

VIII Jornada de la Unidad Docente de MFyC de Ciudad Real. Desafío de casos clínicos

La localización de las lesiones se da en la zona expuesta a la fuente de calor y a veces “dibuja” la forma de esta. En la época de nuestros abuelos se daba sobre todo en las piernas relacionado con la utilización de braseros y mesas camillas. También aparecían en regiones como la parte baja de la espalda por la aplicación de aparatos calefactores o botellas de agua caliente.

Una localización más moderna y casi 2.0 se da en los muslos por el apoyo prolongado del ordenador portátil sobre esta zona. Una revisión de la literatura de 2010 publicado en Pediatrics a propósito del caso más joven (hasta ese momento) de la historia recogía 10 casos y en la revisión (a propósito de otros dos casos) publicada en España dos años mas tarde se reconocían trece casos todos ellos con características clínicas similares. Su frecuencia es sin duda mucho mayor, no aparecen más publicaciones por la aparente banalidad que se atribuye al cuadro y lo anecdótico de la localización

RTEmagicCJFP02.jpg

propiedad de Journal of Family Practice

El diagnostico no suele ser dificil pero hay que pensar en el y sobre todo la posible causa ante localizaciones o costumbres no tradicionales, como las que se narran en el caso publicado por la revista Journal of Family Practice.

Esta claro que los nuevo tiempos y generalización de las nuevas tecnologías traen nuevas enfermedades y nuevas afecciones a las que habrá que tener en cuenta cuando los médicos hagamos diagnósticos diferenciales.

Las paradojas de la prevención

Margaret McCartney es una médico general británica, conocida de los lectores de BMJ,  prensa general, seguidores de twitter y por su libro The Patient Paradox: Why sexed-up medicine is bad for your health publicado en el 2012

ppSu paso por el 20th Annual Meeting de la Societat Catalana de Farmàcia Clínica celebrado en junio de este año, ha dejado huella en dos blogs españoles. En el primero Jordi Varela hace una reseña muy elogiosa de su libro recomendando su lectura por las enseñanzas que nos da. El blog del sociedad de farmacéuticos de atención primaria recoge una entrevista en inglés y español realizada por Laura Diego del CedimCat y de la que exponemos un breve fragmento:

En esta entrevista Margaret comparte con nosotros su visión acerca del cribado y la detección precoz de enfermedades, los chequeos médicos, la evidencia en la que
se sustentan y sus implicaciones.

-Laura Diego (L.D.): ¿Cuáles son los principios que guían su práctica clínica?

-Margaret McCartney (M.M.): No hay duda de que en medicina general es fácil
cometer errores. Debemos situar al paciente en el centro de cada una de las
decisiones y actividades que realizamos, pero existen tantas distracciones que a
veces no prestamos la atención necesaria, ni escuchamos sus necesidades.
No me considero mejor que otros profesionales, de hecho en muchas ocasiones
pienso que podría haber hecho las cosas mejor. En cualquier caso, el contexto
político, organizativo y estructural en el que desarrollamos nuestra actividad
asistencial obliga a recordar que en medicina más no es siempre mejor, que
muchas de las intervenciones que aportan valor no son fáciles de medir y
que siempre es posible causar daño, incluso cuando la intención es buena.

-L.D.: ¿El cribado de enfermedades realmente puede provocar daño ?

-M.M.: Sí, claro que sí. La evidencia disponible muestra que la utilidad de las pruebas
de cribado no está tan clara y que llevan asociadas una cierta incertidumbre y
riesgo. En esta línea, las primeras palabras del libro Screening Research and
Practice, Muir Gray y Angela Raffle afirman que “todo cribado puede causar daño,
que algunos producen además beneficios y que, entre estos, algunos producen un
mayor beneficio que daño a un coste razonable

Continua aquí