Hola soy Juani o el valor de las personas en los centros sanitarios

Hola Buenas tardes, soy Juani……

y no, no es la Juani, , ni siquiera Juani como ella dice, es Doña Juana….

AMFCobertay Doña Juana Mora Martínez junto a su médico Lorenzo Arribas, ha publicado una articulo en la revista AMF con el elocuente titulo de “El administrativo con el médico de familia” donde explican perfectamente la experiencia realizada en su centro, desde hace ya ocho años, con la implantación de unidades de atención familiar, médico-enfermera-administrativo.

Es una pena que no se pueda acceder gratuitamente el articulo en texto completo, pero la experiencia ya ha sido relatada en otros espacios como Foro debate Gestión Clínica 2.0. de la EASP (sin conexión) o en la iniciativa APXII, Lo explican ellos mejor, pero sirva ese comentario para manifestar lo agradable de ver un articulo firmado por Juani en mi revista favorita, y agradecerle de paso lo bien que me trato en la escasa media mañana que estuve en su centro de salud.

Vi como funcionaba el modelo que proponían, y ademas juaniAFvi gente orgullosa de su trabajo, que vale tanto como mil propuestas organizativas.

No me resisto a poner, por ilustrativo de otras cuestiones, el párrafo con el que inician el artículo:

Hoy hay médicos de familia (MF) abrumados en sus consultas por las tareas burocráticas. Tareas básicas, ya sea en papel o formato electrónico, la “antepenúltima” trampa, ineludibles, con sus elementos positivos, van en detrimento del trabajo clínico si recaen solo en el MF. Los ordenadores no han eliminado la burocracia, y han creado una nueva variedad.

La «penúltima» trampa es un perverso concepto de acto único que algunos gestores, y también MF, entienden como que en un solo despacho, en una sola consulta, por supuesto la del MF, se haga todo (recibir, historiar, explorar, diagnosticar, informar, recetar, derivar, pedir pruebas complementarias y citar para ellas y para una visita de resultados, imprimir informes, entregar todo tipo de instrucciones y «etcétera»). Otra cosa diferente es solucionarle al paciente en el día, en una sola visita al centro, todo lo posible, pero entre todos.

La «última» trampa es una carrera desbocada por el control de calidad y la evaluación del trabajo del MF, el profesional más «monitorizado» de todo el sistema sanitario, con carreras profesionales complejísimas en algunas comunidades autónomas, que le hacen invertir mucho de su tiempo en farragosos sistemas de registro impuestos por la organización. Hoy, a pesar de los avances tecnológicos, y de sus aportaciones positivas, la consulta del MF, si no se toman medidas, está condenada a soportar una burocracia excesiva. Eso sí, «más moderna».

Da Da Da

Imagina que por un momento la entrada de datos en las historias clínicas electrónicas (HCes) de atención primaria de este país tuvieran una normalización mínima que permitiera utilizar los datos de manera rápida,  fácil y fiable.  No intrusiva, ni retardadora, pero normalizada al fin y al cabo. Piensa en un dato como las “alergias” a medicamentos u a otros alérgenos, datos sencillos y con un alto grado de cumplimentación en estas HCes. Supón que pudiéramos juntar todos los datos sobre alergias de los millones de HCes que se han ido abriendo en los millones de pacientes que acuden al nivel primario de atención. Aprende como todos esos datos se puede referenciar geográficamente, por ejemplo en forma de mapas.

PASi esto se pudiera hacer, y se puede, estaríamos realizando un importante proceso que transforma los datos en información para la toma de (las mejores) decisiones.

Uno de estos procesos que se engloba en el término genérico de  Prescribing Analitycs es lo que ha hecho un grupo inglés conformado por una consultora tecnológica médica Open Health Care, una tech start-up especializada en “big data” Mastodon, el Open Data Institute y Ben Goldacre  médico y divulgador científico.

El objetivo, en este caso, es llamar la atención sobre la variabilidad injustificada en la prescripción de medicamentos.

La iniciativa Prescribing Analitycs en su primer trabajo ha analizado las recetas de dos estatinas (fármacos utilizados para disminuir el colesterol en sangre) prescritas en el National Health Service (NHS). Las estatinas originales se venden con su marca comercial y tienen una alternativa en forma de medicamento genérico mucho más barato. Lo que hace el estudio es representar en un mapa de Inglaterra las porcentajes de estas estatinas por marcas y genéricos, obteniendo una representación visual de la prescripción muy impactante y que permite identificar posibles ahorros (potenciales) en el gasto producido por estos medicamentos. Aunque se dispone de datos a nivel de Medico General (GP) los datos aparecen agregados por Primary Care Trust  y Clinical Commissioning Group.

¿Es posible hacer algo parecido en España?

Pues no, aunque los datos están y en muchos casos son más abundantes que los que puede disponer el Reino Unido. Sin embargo fallan muchos otros preceptos, desde la calidad de los propios datos hasta la fragmentación de los programas utilizados, pasando por su falta de normalización y heterogeneidad en el formato (el amor de los funcionarios por los PDFs , tiene algo de psiquiátrico digno de estudiar)

Pero la premisa más importante está relacionada sin duda con la disponibilidad de estos datos.

Si alguien quiere hacer algo así en nuestro país, se encuentra con un muro de dificultades que hace que los datos sean poco menos que inaccesibles. No hay una mínima cultura de”Open data”. Aquí cada responsable guarda en la faltriquera, como si le fuera la vida en ello y como si fueran suyos, los datos necesarios para hacer este tipo de análisis. Si al menos los hicieran ellos (aunque fuera en una mínima proporción) pero tampoco, actúan como el perro del hortelano y hurtan a los interesados la oportunidad de crear nuevas herramientas de información verdaderamente innovadoras

¿Gestión pública, gestión privada o gestión autónoma?

Mensaje recibido de Spandoc
Estimados amigos:

spandocAnte el debate surgido en España (y especialmente en Madrid) en torno a Gestión Pública vs Gestión Privada de la sanidad en un contexto de crisis económica, quisiéramos declararnos defensores de una “tercera vía” que podría definirse como “sistema público con criterios de gestión privada aplicados de forma autónoma por los propios profesionales sanitarios”.

Esto por supuesto sin destruir el actual tejido profesional que sostiene al SNS. Creemos que cambios tan importantes se deben realizar de forma gradual y voluntaria, por atracción y no por fuerza, en que los médicos sean tratados como expertos que son y no peones.

Nos gustaría que en estos aspectos el SNS se siguiera inspirando en el NHS británico como hizo en sus comienzos para sus principios básicos.

El NHS británico es un sistema sanitario público muy similar al español en cuanto a la experiencia del paciente (sanidad universal y gratuita). Sin embargo la gestión y en consecuencia la forma de trabajar de los profesionales es muy diferente.

La estructura y funcionamiento del NHS son complejos, pero en su esqueleto esencial podríamos decir que:

En los hospitales (la mayoría de titularidad pública) los médicos, que son asalariados del NHS, gestionan presupuestos y personal en cada Servicio.

En atención primaria los médicos, que son autónomos, gestionan los presupuestos y personal de los centros de salud, de los que son titulares.
En esencia, pues, el NHS es un sistema público en el que los profesionales asumen gran parte de la gestión con altos grados de autonomía que aplican en beneficio de la costo-eficiencia y la calidad asistencial.

Si tenéis interés en conocerlo en funcionamiento, podéis inscribiros al programa Spandoc Exchange de estancias de dos semanas en Londres. Toda la información está en www.spandoc.com/exchange.html.

Os agradeceríamos pasarais esta información a quien pueda interesarle.

Muchas gracias.

Saludos cordiales,

Spandoc Team

http://www.spandoc.com
SPANDOC Ltd.
2 Rothesay Court
Cumberland Place
London SE6 1NB
CRN 5801345